Individualmente, la baja laboral no es una circunstancia que se dé muy a menudo, pero si trabajas en el departamento de RRHH de una empresa, ya sea grande o pequeña, lo más probable es que tengas que enfrentarte a unas cuantas bajas laborales cada mes. Por eso es importante que sepas exactamente en qué consiste una baja laboral, cómo se tramita y qué herramientas tienes a tu disposición para gestionarla(s) de la manera más rápida y ágil.

Qué es una baja laboral

La baja laboral se produce cuando un profesional no puede seguir llevando a cabo su actividad normal en la empresa en la que trabaja por motivos de salud. Esto desemboca de manera inevitable en una ausencia y exige de nosotros una gestión ágil del mecanismo de la baja.

La baja laboral, también denominada Incapacidad Temporal (IT), también puede producirse tras un accidente, tanto fuera como dentro del lugar de trabajo o por una enfermedad, que puede ser de carácter común o derivada de la propia profesión.

¿Qué sucede durante el periodo de baja?

Una vez reconocida la enfermedad o el accidente, se expedirá la baja laboral y a partir de ese momento, y durante el período que se haya considerado oportuno, el profesional no estará obligado a acudir a su puesto de trabajo, aunque seguirá cotizando en la Seguridad Social.

Además, durante el período de baja, el Estatuto de los Trabajadores reconoce a los profesionales un subsidio para reemplazar el salario que debería recibir si trabajara. No obstante, para poder solicitar una baja laboral, los trabajadores deben cumplir con una serie de requisitos.

Todo lo que necesitas saber sobre la baja laboral

¿Qué requisitos hay que cumplir para pedirla?

Para poder solicitar la baja laboral, los profesionales tendrán que cumplir los siguientes requisitos:

  • Estar dado de alta en la Seguridad Social.
  • Si se trata de una baja por enfermedad común, será imprescindible que el trabajador haya cotizado un mínimo de 180 días en los últimos cinco años.
  • Este período mínimo de cotización no será necesario, si la baja laboral se deriva de un accidente o enfermedad profesional.

En el caso de enfermedad y accidente fuera del trabajo, el empleado no recibirá ningún subsidio durante los tres primeros días de baja. Del día 4 al 15 obtendrá una ayuda económica del 60% de la base reguladora. A partir del día 16, el subsidio tendrá que costearlo la mutua o la Seguridad Social. A partir del día 21 se abonará el 75% de la base reguladora.

En el caso de enfermedades y accidentes laborales, será la empresa la que abone el 75% de la base reguladora en el primer día de la baja. La mutua lo hará a partir del día 2. En cualquier caso, es importante tener en cuenta que según el convenio o el contrato, puede que la empresa tenga que complementar de algún modo la ayuda económica.

La baja laboral puede durar, como máximo, un año. No obstante, si la Seguridad Social lo considerara oportuno, podrá prorrogarse algunos meses más. Sea como sea, como empresa tienes la obligación de conservar los partes al menos cuatro años.

Pasos a cumplir por el empleado a la hora de solicitar la baja laboral

La baja laboral siempre tiene que estar certificada por un profesional médico. Así, tras ser visitado, el profesional que necesite la baja tendrá que presentar a la empresa un certificado médico de incapacidad. Es un documento imprescindible para obtener el subsidio de la baja laboral durante el tiempo que no pueda trabajar.

Además, antes de tres días tendrá que entregar el parte de la baja laboral. Mientras dure la baja, será necesario que el empleado acuda al médico para confirmar la baja (la periodicidad depende en cada caso) y facilitar los correspondientes partes de confirmación.

Si por la razón que sea la persona no puede desplazarse para obtener y presentar estos documentos dentro de plazo y en el lugar correspondiente, ya sea porque está incapacitado o porque no se encuentra bien, podrá pedir que otra persona lo haga en su nombre.

Una vez obtenida el alta, el empleado tendrá un plazo de 24 horas para volver a incorporarse a su puesto de trabajo.

¿Cómo debe gestionarla la empresa?

En primer lugar, debes saber que gestionar una baja laboral implica notificar a la Seguridad Social a través del denominado Sistema RED. Mediante este gesto deben comunicarse distintos datos a la administración.

En el caso de las bajas laborales por enfermedad común o accidente fuera del trabajo son los siguientes:

  • Datos de la empresa
  • Cotización del empleado
  • Clave de su código nacional de ocupación
  • Edad
  • Enfermedad o accidente que han motivado la baja laboral
  • Código de la provincia del centro de salud que ha expedido el parte

¿Y qué debemos hacer en el caso de que la baja laboral sea por accidente laboral o enfermedad profesional? Para estos supuestos, la empresa suele tener contratada una mutua, a la que hay que notificar la baja en un plazo máximo de 5 días, desde el momento en el que la empresa haya recibido el aviso del médico. Un aviso que también es enviado a la Seguridad Social en el mismo momento, puesto que así obliga a hacerlo la legislación vigente.

todo lo que necesitas saber sobre la baja laboral-4

Gestionar una baja laboral a través de Woffu

Gestionar una baja laboral puede ser un procedimiento sencillo. Pero cuando uno tiene que ponerse a gestionar las ausencias y bajas laborales de muchas personas, la cosa puede complicarse bastante. De ahí que sea recomendable contar con una plataforma de gestión como Woffu, con la que llevar a cabo la gestión de una baja es prácticamente coser y cantar.

Lo único que tiene que hacer el empleado es formalizar la solicitud de baja dentro de Woffu. Y es que desde la propia plataforma puede adjuntarse el documento fácilmente. A partir de ahí, el equipo de RRHH lo tendrá accesible desde el primer momento y podrá realizar todos los trámites, sin necesidad de intercambiar un montón de correos electrónicos y llamadas. Además, el responsable es informado de inmediato de esta ausencia. ¿Fácil, verdad?

 

Laia Hernando

Escrita por Laia Hernando