El Gobierno acaba de aprobar la nueva ley del teletrabajo. Se trata de un Real Decreto Ley que fue aprobado el martes 22 de septiembre en Consejo de Ministros, después de una intensa mesa de diálogo entre el Ministerio de Trabajo y los agentes sociales. Se trataba de una tarea compleja y, justamente por eso, merecía ser abordada con mucho detenimiento por parte de todos los actores implicados.

La ley del teletrabajo llega después de que la pandemia haya dado un vuelco a la manera en que trabajamos. El trabajo a distancia en España pasó de un 5 % a un 34 % durante los meses de confinamiento y todavía hoy son muchas las empresas que han emplazado a sus trabajadores a seguir desarrollando su tarea profesional desde casa.

Pero, ¿qué regula exactamente el teletrabajo? ¿En qué nos afectará esta nueva ley a trabajadores y empresa? A continuación, te contamos todo lo que debes saber sobre esta legislación para aplicarla en el seno de tu organización.

Aspectos clave de la nueva ley del teletrabajo

La regulación era necesaria, porque aborda aspectos muy importantes de los derechos laborales de los trabajadores y acota las responsabilidades de la empresa. Los aspectos clave de esta ley son los siguientes:

Definición de teletrabajo

Se considera teletrabajo el trabajo que se realice a distancia y alcance, al menos, el 30% de la jornada laboral del empleado. La legislación distingue claramente entre teletrabajo (actividad realizada de manera exclusiva a través de equipos y medios telemáticos), trabajo a distancia (actividad que se realiza desde un domicilio o cualquier otro lugar elegido por el profesional) y trabajo presencial (la actividad laboral prestada en el centro de trabajo u otro lugar indicado por la empresa).

Mismos derechos

Las personas que teletrabajen deben tener idénticos derechos que los trabajadores presenciales. Nos referimos, lógicamente, a la retribución económica y beneficios sociales, al horario laboral, la formación, la estabilidad de la vacante y la formación profesional.

Una opción voluntaria

El teletrabajo debe ser, según contempla la nueva ley, una opción voluntaria, aceptada tanto por parte del empleado como del empleador. Para que así conste, las partes deberán firmar un acuerdo por escrito, que podrá revertirse si las partes lo consideran oportuno. En cualquier caso, si se cambia esta condición, el empleado no podrá ser despedido en ningún caso. Tampoco si el profesional no consigue adaptarse a la modalidad del teletrabajo y quiere regresar a la presencialidad.

Flexibilidad en los horarios

Una de las grandes ventajas del teletrabajo, fundamental en la era del trabajo líquido, es la flexibilidad horaria. Sí, los empleados deberán cumplir una jornada, pero podrán hacerlo de manera flexible, organizando a su modo la jornada, pero siempre mirando al acuerdo que exista con la empresa para ajustarse a las necesidades del servicio que presta o de la producción.

Gastos, medios y equipos

Los gastos relacionados con el equipamiento, consumibles y demás medios necesarios para llevar a cabo el trabajo tendrá que asumirlos la empresa. Es fundamental que se realice un listado con todas estas necesidades, para que de este modo puedan ser valoradas. De hecho, aquí tendrá que contemplarse la durabilidad de los equipos, el restablecimiento de los mismos y las labores de mantenimiento, imprescindibles para garantizar el correcto desempeño del trabajo por parte del profesional.

Control y registro de la jornada laboral

En la modalidad de teletrabajo deberá realizarse igualmente el control y registro de la jornada laboral, para que la empresa pueda tener constancia de que efectivamente se cumplen con las obligaciones contractuales. Para dar solución a la gestión del control horario ya sabes que existe Woffu, una herramienta perfecta para gestionar a distancia ausencias, las presencias y llevar un registro pormenorizado y legal de las jornadas laborales.

¿Cómo afecta la nueva ley del teletrabajo a mi empresa?

Si en tu empresa no se aplica el teletrabajo, bien porque todos o prácticamente todos los puestos son de carácter presencial (un restaurante, una tienda con atención al público, etcétera) esta ley servirá como marco, por si en futuras ocasiones necesitas que determinados profesionales cumplan con sus obligaciones laborales desde la distancia.

Si tus equipos ya están teletrabajando porque en la empresa ya contabais con un plan de teletrabajo, podrán seguir haciéndolo con las condiciones previamente estipuladas. No obstante, todas las empresas estarán obligadas a ajustarse a las nuevas obligaciones en un plazo de un año, desde la publicación de la ley en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Aquellas empresas que estén aplicando el teletrabajo a raíz de la pandemia, no tienen que ajustarse a esta ley por ahora. A no ser que quieran integrarla desde ya para aprovechar las ventajas del teletrabajo que ahora han testado. Este ha sido uno de los puntos que más discusión ha motivado entre los agentes sociales. Debes saber, eso sí, que en el acuerdo final (que contempla esta ley) se establece que las empresas tienen que asumir los gastos generados por la actividad durante estos meses y realizar el abono que corresponda, a no ser que ya se hubiera llegado a un acuerdo antes.

teletrabajo

¿Qué tengo que hacer ahora?

Todo dependerá de la situación en la que se encuentre la empresa. Se establecerán diferentes casuísticas, así que es importante que como empresa sepamos ajustarnos y adaptarnos a la nueva realidad, siempre teniendo presente cuáles son las necesidades de la organización a corto y medio plazo. También las de los trabajadores, cuyas circunstancias tienen que evaluarse de manera individualizada.

Existe la posibilidad de contemplar el teletrabajo como una opción combinable con la presencialidad. En todo caso, se considerará teletrabajo si más de un 30% de la actividad se realiza a distancia. Es importante, pues, determinar qué puestos admiten con más margen esta modalidad y contar con una solución que nos ayude a medir con certeza si se está cumpliendo con este 30%. Observar el rendimiento, la productividad y los resultados obtenidos hasta ahora.

Si este proyecto improvisado de aplicar el teletrabajo ha salido bien, ahora como empresa puedes apoyarte en una ley que pretende regular este campo hasta ahora poco explorado. Empleados y empleadores tenéis en vuestras manos la oportunidad de hacer del teletrabajo una oportunidad para avanzar hacia el trabajo líquido. Y en este sentido, Woffu también puede jugar un papel muy importante para la agilización de una parte fundamental de la gestión de RRHH. Déjate ayudar y avanza para que, lejos de ser un problema, el teletrabajo se convierta en tu nuevo aliado.

>>Conoce más sobre la nueva ley de teletrabajo,

habla con uno de nuestros expertos<<

firma woffu

Laia Hernando

Escrita por Laia Hernando