Podríamos decir que 2020 ha sido el año de la incertidumbre, pero siendo honestos, todos hemos surfeado esta ola a través de la resiliencia. Hemos sido capaces de sobreponernos a las circunstancias y de remontar, a través de un enorme ejercicio de esfuerzo y responsabilidad.

Para que 2021 sea un año provechoso para todos, y también para nuestras empresas, será imprescindible que contemos con un plan claro, que marque nuestra hoja de ruta y permita a nuestro equipo humano en su conjunto avanzar hacia una misma dirección.

Como siempre, la cooperación entre equipos y, en definitiva, personas, será fundamental. Pero hay tendencias que no podemos pasar por alto y que nos permitirán avanzar con paso firme durante los próximos doce meses. ¿Cómo trabajaremos en 2021? ¿Qué debemos tener en cuenta en momentos de incertidumbre como este? Descubre las claves, a continuación.

1. Tendencias o la apuesta por la salud y el bienestar 

Si de algo se han dado cuenta las empresas a lo largo de este año es de la importancia de cuidar de la salud de los empleados. Apostar por el bienestar será la clave. Y no nos referimos únicamente a las medidas sanitarias que, como es lógico, son importantísimas. El pasado mes de octubre, la OMS alertó sobre el incremento de la demanda de atención mental en el 93% de países del mundo, coincidiendo con la pandemia por la COVID-19.

Cada una de las personas que trabajan en nuestra empresa viven o han vivido diferentes situaciones durante 2020. Algunos han enfermado, cuidado a sus seres queridos, sufrido pérdidas o convivido con sus hijos, mientras teletrabajaban y los educaban al mismo tiempo. Comprender todas estas situaciones y poner todo de nuestra parte para mejorar el bienestar de nuestros empleados será vital en los próximos meses, de modo que habrá que contar con programas específicos para observar, ser capaces de detectar cualquier problema y mejorar, aunque sea en la distancia, el estado físico y anímico de nuestra gente.

2. La vuelta a la oficina: un lugar seguro

Existe otro punto clave y tiene que ver con la seguridad. Aquellos empleados que hayan regresado a la oficina y aquellos que nunca las hayan abandonado tienen, ahora más que nunca, la necesidad de sentirse seguros. Las tendencias apuntan a espacios más amplios, zonas verdes y óptimas ventilaciones. A estas alturas ya son una prioridad para muchas empresas, que miran más allá de las mascarillas y los geles hidroalcohólicos, con el objetivo de hacer lo más segura posible la vuelta a las oficinas que, tarde o temprano, será inevitable.

3. La conciliación, en el centro 

Nos hemos subido al tren del teletrabajo y por ahora, no tenemos previsto bajarnos. El porcentaje de personas que teletrabajan en España se incrementó hasta niveles inimaginables en marzo de 2020. Y aunque muchas personas ya han regresado a las oficinas, muchas otras siguen trabajando en remoto, con el objetivo de seguir manteniendo las normas sanitarias, pero también después de que las empresas se hayan dado cuenta de que el teletrabajo ha funcionado: las herramientas tecnológicas han respondido y la productividad no ha decrecido.

Tras la aprobación de la nueva Ley del Teletrabajo, las empresas se verán obligadas a analizar la conveniencia de esta formula, adaptando el trabajo a distancia a su realidad y necesidades productivas. La conciliación y la flexibilidad en el trabajo está, ahora más que nunca, en el centro de todo, de modo que idear medidas que la propicien será uno de los grandes objetivos de la mayoría de las empresas en 2021.

4. No olvidar la formación

La formación en la empresa es una parte fundamental en cualquier estrategia de employer branding que se precie, porque es determinante en el plan de carrera de nuestros empleados. La valoran y forma parte de su salario emocional, por eso no hay que dejarla de lado aunque estemos en un momento complicado. La transformación digital exprés que hemos vivido en estos últimos meses nos ha obligado a ponernos las pilas e incluso a especializarnos.

De ahí que, cuando hablamos de tendencias, sea tan importante apostar por la formación necesaria para nuestra plantilla. Es una buena manera de seguir proporcionándoles conocimientos que repercutirán en positivo en nuestra organización y que, además, nos ayudarán a retener talento y a reducir la rotación.

5. Profundizar en la comunicación 

En la era de la transformación digital no debemos perder de vista la comunicación. Abundar en los canales comunicativos ahora que trabajamos a distancia y no nos vemos todos los días debe ser una prioridad para todas las empresas, porque nos permitirá explorar el estado anímico de nuestros equipos y obtener un feedback directo a diario.

En situaciones de crisis o incertidumbre como la actual hay que reforzar los canales comunicativos y emplear herramientas tan poderosas como Woffu, que además de darnos el empujón definitivo hacia la digitalización de los Recursos Humanos, nos proporcionan canales de comunicación ágiles y prácticos para el día a día.

Y tú, ¿qué tendencias crees que deberán tener en cuenta las empresas en los próximos meses?

Laia Hernando

Escrita por Laia Hernando