Estos meses de teletrabajo o trabajo en casa se han hecho largos. A la situación sanitaria existente hemos tenido que añadir el hecho de tener que habilitar una oficina en casa, de mantener infinidad de reuniones por videollamada (incluso más de las que venían siendo habituales) y, en el caso de los que tienen hijos o familiares a cargo, de conciliar y hacer de cuidadores, maestros y profesores en el hogar.

Para muchos, la desescalada y la progresiva vuelta al trabajo ha sido una auténtica liberación. A la ventaja de salir a la calle han sumado la posibilidad de reencontrarse con los compañeros, el café de media mañana y, por qué no reconocerlo: la posibilidad de romper con la monotonía de pasar todo el día en casa.

Hay que reconocer, sin embargo, que también son muchas las personas que temen regresar a la nueva normalidad de un día para otro. Uno de los grandes miedos pasa por volver al antiguo ritmo trepidante de su día a día de antes. Pero también por no conocer bien los protocolos organizados por la empresa, no saber si podrán mantener la distancia física con sus compañeros o clientes o si serán capaces de gestionar su día a día en la oficina. Conviene no perder de vista que hay personas regresan a la nueva normalidad habiendo sufrido momentos personales difíciles.

Sin embargo la realidad es que muchas organizaciones se encuentran con la necesidad de volver a las oficinas, algunas con parte de su plantilla, otras con la totalidad de sus empleados. Por todo esto, es muy importante que como empresa sepas empatizar con tu equipo humano, organices y habilites los protocolos para que el regreso de tu gente a la oficina sea lo más grato posible, entendiendo que cada empleado reaccionará de una manera distinta frente al retorno a los centros de trabajo.

oficina

1. Organiza un plan para la reincorporación a la oficina

A estas alturas ya conoces la importancia de tener elaborado, y bien elaborado, un plan para la reincorporación. Conviene seguir todas las estrategias y recomendaciones realizadas por el Ministerio de Sanidad y el de Trabajo, con el objetivo de ofrecer a los empleados la máxima seguridad posible. Así, además de pautar una reincorporación escalonada y acorde con el volumen y el ritmo de trabajo de la empresa, los profesionales deberán contar la certeza de que podrán implementarse y respetarse las políticas y prácticas de distanciamiento social en el lugar de trabajo, la consabida higiene de manos y que habrá disponibilidad del material que necesitan para su protección. Es crucial que todos tus empleados se sientan cómodos: habrá algunos que no tienen inconvenientes en tener contacto con compañeros, pero habrá otros que preferirán el distanciamiento social en su máxima expresión (hay que respetar todas las visiones).

2. Comunícate con tu gente desde ya

Y dado que la reincorporación no podrá ser improvisada, será imprescindible que como profesionales del departamento de Recursos Humanos sepamos hacer las comunicaciones precisas para explicar este esquema. Bajo nuestro punto de vista, es preciso elaborar una guía en la que la empresa explique cómo se llevará a cabo la reincorporación y qué medidas se tomarán para que esta sea completamente segura para que tu gente regrese a la oficina con la garantía de estar segura.

Es fundamental explicar claramente de qué manera se trabajará físicamente en la empresa y cuáles serán los protocolos y procedimientos. Te recomendamos elaborar un documento gráfico, claro y fácil de entender, que deje cristalinas todas las directrices. Y que, lógicamente, tranquilice a las personas que pueden tener miedos y dudas sobre cómo afrontar con seguridad esta vuelta a la oficina.

3. Escucha y atiende sus nuevas necesidades

La vuelta no será igual para todo el mundo. Puede que muchos hayan descubierto que el teletrabajo es lo suyo. Pero está claro que la gran mayoría sentirán, cuanto menos, incertidumbre. Los niños todavía no han vuelto a los centros educativos y es difícil predecir lo que sucederá en septiembre. Así, es muy probable que tus trabajadores tengan ahora nuevas necesidades y prioridades que atender, que todavía hagan difícil la presencia total en la oficina.

Sé empático y proactivo a la hora de establecer nuevas prácticas y sé especialmente cuidadoso y atento. Como decíamos al principio, muchos trabajadores regresarán soportando una mochila de pérdidas y duelos no resueltos que pueden dificultar su vuelta. Es muy importante que sepamos atenderles, reconocer su trabajo y proponerles maneras creativas y ágiles de retomar sus tareas. De hecho, la vuelta al trabajo puede ser para ellos la salida a una situación agobiante y complicada. Así, la oficina tiene muchas papeletas de convertirse en un espacio en el que seguir desarrollándose y cultivando sus habilidades y destrezas profesionales.

oficina

4. Flexibiliza y coopera desde la oficina y a distancia

Durante todo este tiempo, aunque estuviéramos lejos, hemos sido capaces de tejer vínculos y cooperar para que los proyectos salieran adelante. En la medida de lo posible, ahora es conveniente ofrecer certezas, sentarse a dialogar y cooperar para deshacer nudos. Es probable que algunas personas se vean perfectamente capaces de regresar a la oficina, pero que otras necesiten combinar todavía el teletrabajo con el trabajo presencial en la oficina. En este sentido, resulta muy recomendable contar con herramientas que en el plano digital puedan facilitar vuestra rutina diaria: Woffu es una opción excelente para que todo vaya sobre ruedas.

Al mismo tiempo, es importante que no pierdas el tren de la digitalización. Ahora mismo tienes por delante un tiempo de oro para seguir indagando y estudiando los resultados de esta experiencia de teletrabajo, pero también para implementar herramientas que os permitan avanzar a todos en vuestro proyecto de digitalización. Quién sabe si en un futuro no muy lejano tendremos que repetir los procedimientos de estos últimos meses.

5. Team building, para reconectar

Estos meses han motivado el distanciamiento entre las personas y por ende la pérdida de la unión entre los equipos, tan importante en estas situaciones. En muchas empresas se puede llegar a sentir una sensación de «vacío y abandono» que puede causar una sensación de perdida en la moral y productividad de los equipos de trabajo. Esta sensaciones serán puntos importantes sobre los que RRHH tendrá que trabajar al volver a los centros de trabajo. 

«Reconectar» con sesiones de team building reales puede ser una gran solución para volver a motivar a tu gente al volver a las oficinas. Encontrarnos cara a cara, trabajar en equipo, jugar, sonreír y reír, son siempre buenos consejeros para fortalecer a tus equipos.

Ya hay varias empresas y agencias que están brindando y ofreciendo team buildings de manera virtual o presencial, con todas las medidas de cuidado necesarias.

6. Plantea nuevos retos y oportunidades

Todos los regresos deben ser emocionantes y ofrecer a las personas la capacidad de ilusionarse de nuevo. ¿Dónde están todos esos proyectos que llevas años guardando en el cajón? En estas semanas, muchos negocios han bajado la persiana. Pero lo han hecho solo de puertas para fuera. Más allá del shock inicial, muchos profesionales han continuado trabajando, repensando y llevando a cabo infinidad de proyectos para los que en su día a día nunca encontraban tiempo.

Esto les ha permitido abrir esta etapa, más o menos incierta, con la ilusión de empezar de nuevo y con interesantes retos por delante. Ofrecer a nuestra gente la posibilidad de estrenar proyectos, aportar nuevas ideas y redescubrir sus propias habilidades es casi todo lo que necesitas para conseguir que regresen con ganas y con la certeza de que juntos lo conseguiréis. ¡Ánimo!

Laia Hernando

Escrita por Laia Hernando