Hace apenas unos días entró en vigor el Decreto Ley que regula el teletrabajo en España. Fue aprobado por el Consejo de Ministros del Gobierno y contaba con el apoyo de los agentes sociales y la patronal. La nueva norma se sostiene sobre cuatro pilares fundamentales: el primero, que el teletrabajo será considerado como tal cuando el trabajo a distancia supere el 30% de la jornada laboral de un trabajador; el segundo, que no se aplicará a quienes estén trabajando desde casa como medida excepcional por el contexto actual; el tercero, que deberá realizarse previo acuerdo entre la empresa y los trabajadores; y cuarto, que será la empresa la que se haga cargo de los medios, equipos, herramientas, consumibles y mantenimiento que sean necesarios.

A todo esto, vamos a detenernos en un aspecto que consideramos clave: el acuerdo de teletrabajo entre la empresa y el empleado. ¿Cómo debe ser este contrato y de qué manera debe presentarse? A continuación, te damos todas las claves para generar un acuerdo de teletrabajo adecuado a la ley que acaba de aprobar el Gobierno.

Las condiciones para el acuerdo de teletrabajo entre empresa y empleado

Un acuerdo de teletrabajo debe ser, como indicábamos, voluntario por ambas partes. Esto significa que tanto empresa como empleado tienen que estar de acuerdo. De no ser así, en caso de que un trabajador no quiera aceptar esta propuesta o tenga dificultades para adaptarse, la empresa no podrá despedirlo por ello de manera procedente. Otra condición fundamental es la de reversibilidad. Es decir, debe existir el margen para que el empleado pueda volver al trabajo presencial, sí así lo desea.

Por todo esto, la legislación sobre el teletrabajo exige que este acuerdo de teletrabajo se haga por escrito. La empresa tendrá que redactarlo y enviarlo al representante de los trabajadores y a la oficina de empleo. Todas aquellas empresas que ya estén trabajando a través de esta dinámica (es decir, que no sea solo por la situación actual) tendrán un plazo de tres meses para formalizar este acuerdo escrito. Las que no se adapten legalmente pueden enfrentarse a cuantiosas multas.

Sea como sea, un acuerdo de teletrabajo debe contemplar lo siguiente:

  • Los medios que deben proporcionarse para el desarrollo de la actividad
  • Los gastos que generará el teletrabajo y cómo se compensarán (hablamos de luz, telefonía, internet, mobiliario…)
  • La duración de la jornada laboral y los horarios
  • La disponibilidad exigible al empleado
  • Los porcentajes correspondientes a teletrabajo y trabajo presencial
  • La ubicación desde la que se desempeña el trabajo y la sede presencial
  • El tiempo de preaviso para revocar la modalidad de teletrabajo
  • El sistema que usará la empresa para controlar la actividad
  • La manera de proceder en caso de incidencias o problemas técnicos
  • Otras cuestiones relacionadas con la protección de datos, la seguridad y la desconexión digital

acuerdo de teletrabajo

 

Manos a la obra con el acuerdo de teletrabajo de la empresa

Independientemente de la situación actual, cualquier empleado que tenga la posibilidad de teletrabajar podrá solicitarlo a sus supervisores más inmediatos. No obstante, y tal como hemos indicado, no podrá hacerlo sin haber llegado antes a un acuerdo con la empresa. De ahí que sea tan importante establecer desde ahora una política clara y homogénea acerca de cómo queremos implementar, si es que queremos hacerlo, un modelo de teletrabajo en la empresa.

Además de preparar un acuerdo de teletrabajo, que será el que firmarán empleado y organización y que no entraña mayor dificultad que la de cualquier otro contrato, será preciso tener bien ideado un plan que contemple la fórmula exacta para llevar a cabo el teletrabajo. Es decir, tendremos que haber definido cuáles serán los gastos, la manera de compensarlos y las formulas y acuerdos de control y flexibilidad.

Existen soluciones como Woffu, por ejemplo, que nos permiten gestionar el control horario de una manera ágil y cómoda, sin necesidad de fichar físicamente, sino a través de una plataforma única (vía app. o web). Desde aquí, además, se pueden organizar las vacaciones, controlar las presencias y ausencias, establecer turnos, firmar documentos y comunicarse internamente, que es un punto clave a la hora de teletrabajar. Woffu te ayudará a brindar flexibilidad y a la vez mantener el control y visibilidad sobre tus equipos.

¿Qué tener en cuenta antes de redactar el acuerdo de teletrabajo?

Así, antes poner el contrato negro sobre blanco nos deben ocupar las siguientes cuestiones clave:

  • Cómo facilitaremos los recursos técnicos (ordenadores, móviles, conexiones a internet…)
  • Cómo compensaremos los gastos (luz, internet, dietas…)
  • Qué herramientas usaremos para trabajar y comunicarnos (disponibilidad de las mismas, operatividad, agilidad…)
  • Decidir la apertura de nuevas vías comunicativas, si es preciso
  • De qué manera seremos capaces de flexibilizar las jornadas (descansos, no continuidad de la jornada…)
  • Cuáles serán las rutinas comunicativas que implementarán los equipos de manera interna
  • Cómo acompañaremos a los empleados a hacer esta transición del modelo de trabajo
  • Qué iniciativas pondremos en marcha para concienciar sobre seguridad y desconexión digital

Como ves, todo el trabajo que precede la redacción del acuerdo de teletrabajo es fundamental para poder llegar a un buen entendimiento entre empresa y trabajadores. Aquí se establecerán todas las garantías del teletrabajo y se sentarán las bases de un nuevo modelo para que los frutos del futuro sean buenos.

Si necesitas ayuda, puedes echar un vistazo a este modelo de acuerdo de teletrabajo para inspirarte en él o ver cómo lo han hecho otras empresas pioneras. Y en vuestra empresa, ¿cómo lo estáis haciendo? 

Laia Hernando

Escrita por Laia Hernando